Certificación de Normas ISO 9001- Primer Parte

Desarrollo Sustentable

Compartir

ISO 9001:2015, la mejor alternativa para demostrar “el buen hacer de una organización”

 Por Ing. Graciela Pezzutti, Consultora y Asesora en Certificación de Calidad

La nueva norma, certificable en 2017, asocia el análisis del contexto y al cumplimiento de los requisitos de las partes interesadas y prioriza la gestión de riesgos para garantizar la sostenibilidad de las organizaciones en el tiempo.

Cada vez es más relevante la exigencia de los consumidores en los actuales escenarios económicos, especialmente por el rol que desempeña la calidad en los productos y o servicios requeridos. Las empresas/organizaciones que así lo entienden y  que están plenamente identificadas son exitosas y esto implica una buena ventaja competitiva. Con un entorno cada vez más dinámico e imprevisible se hace necesaria la adopción de un sistema gerencial con orientación a la calidad total que favorezca los logros, cumpla los objetivos establecidos y responda esencialmente a lo que los potenciales clientes/beneficiarios y su entorno necesitan o demandan. Hoy, resulta imprescindible “Satisfacer plenamente las necesidades del cliente”, “Despertar

nuevas necesidades en él”, “Atraer nuevos clientes”, “Hacer bien las cosas desde la primera vez”, “Diseñar, producir y entregar un producto/servicio de satisfacción total”, “Tender a una categoría siempre de excelencia”, “Considerar el entorno y las partes interesadas”, “Prevenir los riesgos y aprovechar las oportunidades de mejora” y.. 

 “Sonreír a pesar de las adversidades”.

La sociedad está cada vez más formada y tecnificada y demanda más, lo que hace a las partes interesadas más influyentes progresivamente. La Norma Internacional ISO 9001:2015 proporciona una manera de pensar amplia en relación con la organización, proporcionado conceptos, principios y herramientas fundamentales para utilizar en la implantación y desarrollo de un Sistema de Gestión de la Calidad (SGC) Los principios de la gestión de la calidad descriptos en esta Norma Internacional proporcionan a la organización la capacidad de cumplir con las expectativas de un entorno que es profundamente diferente al de décadas anteriores. El contexto en el que trabaja una organización actualmente se caracteriza por el cambio acelerado, la globalización de los mercados, los recursos limitados y la aparición del conocimiento como recurso principal. El impacto de la calidad se extiende más allá de la satisfacción del cliente y puede tener un impacto directo en la reputación de la organización.

Una organización orientada a la calidad promueve una cultura institucional y da como resultado comportamientos, actitudes, actividades y procesos para proporcionar valor mediante el cumplimiento de las necesidades y expectativas de los clientes y otras partes interesadas pertinentes. La comprensión del contexto de una organización y la identificación de las necesidades relevantes de las partes interesadas resultan esenciales para prevenir los riesgos significativos, aprovechar las oportunidades de mejora y para la sostenibilidad de la organización.

Los recursos humanos son el activo más importante y la base de la ventaja competitiva para poder realizar un plan de desarrollo estratégico orientado a la calidad integral. La capacitación en todos

los niveles constituye una de las mejores inversiones en el recurso humano y asegura la sostenibilidad del SGC. ISO 9001:2015 especifica los requisitos que tienen como objetivo principal generar confianza en los productos y servicios brindados por una organización y por lo tanto mejorar la satisfacción del cliente. Su implementación adecuada también puede generar otros beneficios en la organización como la comunicación interna, mejor comprensión y control

de los procesos de la organización y reducción en los defectos y desperdicios. Propone un Sistema de Gestión de la Calidad definido y con una estructura tal que ofrece un marco de trabajo en torno

al cual las personas actúan para que la organización alcance los resultados deseados de forma efectiva y eficiente. Un SGC comprende actividades mediante las que la organización identifica sus objetivos y determina los procesos y recursos requeridos para lograr los resultados deseados. El SGC gestiona los procesos que interactúan y los recursos que se requieren para proporcionar valor y lograr los resultados para las partes interesadas  pertinentes. Comprender el contexto de una organización es un proceso. Este proceso determina los factores que influyen en el propósito, objetivos y sostenibilidad de la organización. La identificación de las partes interesadas

pertinentes está dentro de este proceso y son aquellas que pueden generar un riesgo significativo para la organización, si sus necesidades o expectativas no se cumplen. Las organizaciones exitosas atraen, consiguen y conservan el apoyo de las partes interesadas pertinentes de

las que dependen para su superación y prestigio. “La adopción de un SGC es una decisión estratégica para una organización que le puede ayudar a mejorar su desempeño global y

proporcionar una base sólida para las iniciativas de desarrollo sostenible” ISO 9001/2015. (Continúa en Tiempo Industrial Nro 105).

Publicado en Tiempo Industrial Nro. 104- Año 11- Abril 2017