Comienza el ciclo de talleres literarios para la inclusión

Jóvenes Empresarios

Compartir

Pretende que los participantes desarrollen una mayor sensibilidad para así prevenir las conductas adictivas y delictivas. Los talleres estarán a cargo del Lic. Matías Castro.

Con la finalidad de acercar la literatura a los jóvenes, profundizar la representación existente de la realidad, el mundo y lo humano, se desarrollarán, entre agosto y diciembre, los Talleres Literarios para la Inclusión, los cuales estarán a cargo del Lic. Matias Castro.

Los encuentros se llevarán a cabo en dos instituciones bahienses y como herramientas se utilizarán actividades lúdicas, recreativas y de expresiones artísticas.

De esta manera, se busca que los participantes desarrollen una mayor sensibilidad y construyan conocimiento para transitar un proceso de simbolización personal, haciendo uso creativo del lenguaje verbal expresado en la lectura y la escritura.
Los talleres se conciben como una vía para colaborar en la prevención de conductas delictivas, adictivas y situaciones de riesgo, fomentando el espíritu emprendedor y proactivo de la juventud.

A continuación haremos una breve descripción de los programas a los que se sumarán los talleres literarios:

Jóvenes Adultos de la Unidad Penitenciaria IV, Villa Floresta, Bahía Blanca
En el marco del Programa Integral de Asistencia y Tratamiento de Jóvenes Adultos (PIATJA), diseñado por el Servicio Penitenciario Bonaerense, se promueven los objetivos de socialización, convivencia y respeto en el pabellón 2A de la Unidad Penal Nº 4 de Villa Floresta.

Los jóvenes, de entre 18 y 21 años, privados de la libertad, se dividen las tareas y cumplimentan en forma obligatoria la educación primaria y secundaria. Además, participan de diversos cursos, entre ellos, el que propone nuestra institución.
Según la coordinadora del programa, Lic. Maria Victoria Rocca, la idea es establecer normas de convivencia que se basan principalmente en la socialización, respeto, solidaridad y diálogo.

“Acá tratamos de reforzar la idea de resolver conflictos mediante la palabra. Hay algunos que nunca han atravesado por ese tipo de contextos y no han tenido una vida simbólica o contención”, explicó Rocca.
El equipo lo completa el coordinador de seguridad, Martín Avila, y cuatro encargados, bajo la órbita de Jorge Ruiz, director del programa a nivel provincial.
La licenciada Rocca destacó que el ingreso de los jóvenes al programa es decisión de los internos y no se hace ningún tipo de distinción respecto del delito por el que fueron detenidos.

Además, resaltó que no tienen contacto con el resto de la población carcelaria y se los prepara para regresar a la calle con el objetivo final de bajar la reincidencia, incidiendo en la reducción de la violencia y los problemas.
El programa consta de tres etapas:
• Admisión: se observa al interno por un plazo de entre 30 y 60 días para ver si puede seguir las normativas establecidas.
• Tratamiento: es incorporado a las distintas actividades, con el objetivo de “comenzar a fortalecer la convivencia y que no haya conflictos.
• Proyecto ciudadano: se da cuando el joven se encuentra pronto a recuperar la libertad.
Desde el Ministerio de Justicia bonaerense, remarcan que los internos del Programa Jóvenes Adultos son una prioridad a fin de brindarles herramientas para empezar una vida lejos del delito, con revinculación social efectiva y conciencia de la dignificación del trabajo.

Jóvenes Adolescentes del Centro Cultural Soñar, Crear y Hacer, Sector Norte Bahía Blanca.
El Centro Cultural, creado el 9 de junio de 2008, cumple 10 años, igual que el Departamento de Jóvenes y su nombre “Soñar, Crear y Hacer” resonó fuertemente en el equipo para ser el seleccionado como ONG beneficiaria de los talleres.
En la Delegación Norte de Vieytes al 2700 funciona el centro orientado a niños y preadolescentes, entre 5 a 16 años de edad, en situaciones vulnerables, con la finalidad de incentivar la recreación, a través del arte, ocupando su tiempo libre con talleres gratuitos ofrecidos por la comunidad.

Coordinado por las voluntarias, Silvia Otamendi y Graciela Pisauri, participantes del Consejo Local de la Niñez, y la Comisión de Protección de los Derechos del Niño, promueven diversas actividades, como una biblioteca recreativa, la lectura y la cultura en general, a través de talleres literarios, teatro, danzas, plástica, música, entre otros, con propósito de que los niños se apropien de los lenguajes expresivos como una manera de abrir caminos para su desarrollo personal.
Nos recuerdan que, según Platón “el arte debe ser base de la educación”, por tanto, lo artístico lleva a los niños a expresarse volcando sus contenidos interiores y utilizando al máximo sus habilidades destrezas y posibilidades.
Además, citan a Liliana Mansilla al decir que “niños y adolescentes son los verdaderos protagonistas capaces de construir en la comunidad. Poseen potencial, caudal verdaderamente abundante para un verdadero cambio. No son parte del problema, son parte de la solución”.

Este año está lleno de festejos el centro, cumple 100 años la casona donde funciona y recibirán la distinción anual de la Orden del Algarrobo, por el cuidado del añoso árbol Aguaribay que se haya en el ex matadero. Nos prepararemos para participar en la Maratón de Lectura de la Fundación Leer.
Uno de los objetivos de la Unión Industrial Bahía Blanca es mostrar, promocionar y potenciar la producción local, regional y nacional; realizar actividades sociales para ofrecer al empresariado un punto de encuentro y cuando son con fines solidarios, resultan la combinación ideal para convertirse en protagonistas del cambio de la comunidad aplicando acciones de RSE.
En este sentido, el Departamento de Jóvenes Empresarios es el organizador de “La Noche de las Etiquetas”, que ya lleva tres ediciones combinando arte, sabores, aromas, colores, sonidos y degustando deliciosos productos gourmet locales que acompañan los exquisitos vinos argentinos.

Por Dra. Florencia Ortiz. Coordinadora DJE-UIBB

Publicado en Tiempo Industrial 119.