El futuro del empleo está en las pymes

Centro de Estudios Economicos

Compartir

El pasado 4 de julio se llevó a cabo la Conferencia Anual de la Fundación Observatorio PyME. Bajo el lema “Sin empresas no hay empleo ni futuro”, funcionarios y especialistas sobre el tema debatieron y analizaron propuestas para mejorar la performance de las pymes como creadoras de puestos de trabajo.

“Sin empresas no hay empleo ni futuro”. La temática de la Conferencia Anual de la Fundación Observatorio PyME, desarrollada el pasado 4 de julio, cobra una importancia inusual en el contexto social y económico que vive el país. Es que el enfoque acerca de quién y cómo se debe crear empleo en la Argentina no logra reunir consensos desde hace más de medio siglo.
Actualmente estamos nuevamente –como en varias oportunidades anteriores en nuestra historia económica –frente a un cambio de paradigma que busca achicar el rol del Estado como empleador y potenciar el del sector privado.

En este sentido, el sector privado crea empleo si crecen sus empresas existentes o se desarrollan nuevas. Por eso, los especialistas de la Fundación Observatorio Pyme analizaron en primera instancia indicadores sobre el ciclo de vida empresarial en Argentina. Concluyen entonces que en el país hay pocas empresas, mayormente pequeñas, y con un alto grado de informalidad de la mano de obra que ocupan. Esto se da en un contexto de baja densidad de empresas, concentración en grandes centros urbanos, y una reducida tasa de natalidad empresarial, además de una relativamente baja actividad emprendedora.

Partiendo del argumento avalado por la literatura internacional de que la creación y la supervivencia de nuevas empresas es un factor clave para el crecimiento y el desarrollo económico de un país, la mencionada Fundación indica que en Argentina “se observa una grave anomalía estructural”, caracterizada por un escaso número de empresas (formales e informales) y una muy baja tasa de natalidad empresarial”.
Se contabilizan 2326 habitantes por cada empresa formal naciente, mientras que el promedio de América Latina arroja 505; y en los países de la OCDE nace una empresa formal cada 185 habitantes.

Tabla 1. Nacimiento de empresas formales

(*) Corresponde a cantidad de habitantes entre 15 y 64 años por cada empresa naciente conformada como sociedad (formal) mixta o de capital –no incluye sociedades de personas ni empresas unipersonales ni cooperativas–. Fuente: Fundación Observatorio PyME en base a datos de Banco Mundial

La baja tasa de natalidad de empresas que se registra en Argentina da lugar a un sector empresarial pequeño cuya consecuencia más evidente es la debilidad del proceso de creación de empleo privado y la persistencia de la pobreza estructural.

Tabla 2. Densidad empresarial y actividad emprendedora

(*) Corresponde a Total early-stage Entrepreneurial Activity (TEA), Global Entrepreneurship Monitor (GEM). Porcentaje de la población de 18 a 64 años que es un emprendedor naciente o propietario-gerente de un nuevo negocio.
Fuente: Fundación Observatorio PyME en base a datos de Banco Mundial y otros

Adicionalmente, hay mayor informalidad en las unidades productivas más pequeñas. “Argentina cuenta con 2,5 millones de asalariados no registrados en unidades privadas urbanas. Más del 80% de éstos trabaja en empresas con menos de 10 ocupados”, precisa el informe de la FOP.

Su Director, Vicente Donato, expresa: “Nuestras pymes son débiles y desde hace años casi no generan nuevos puestos de trabajo, cuando en todo el mundo este segmento es el creador de empleo por excelencia y, por esta vía, cohesionador social valorizado por todos”.

Las comparaciones internacionales muestran que la participación de las pymes argentinas en el empleo total está todavía al menos 10 puntos por debajo de los estándares de los países de alto nivel de ingresos, según la clasificación del Banco Mundial. Lo que es peor, seguimos retrocediendo. Mientras en Estados Unidos entre 2007 y 2016 las empresas formales de menos de 50 empleados crearon el 53% de los puestos de trabajo, en la Argentina durante el mismo período las empresas formales de la misma dimensión crearon solo el 22%.

En un extenso estudio que será compartido por partes en futuras ediciones de Tiempo Industrial, la mencionada Fundación realiza comparaciones internacionales que muestran que el subdesarrollo del sistema de intermediación bancaria, la inexistencia del mercado de capitales, la alta presión impositiva para las empresas formales, el insuficiente stock de habilidades técnicas disponibles en el país y las difíciles relaciones industriales, son factores que virtualmente bloquean o debilitan el proceso de creación de empresas.

Se hace necesario entonces repensar los incentivos existentes para la natalidad empresarial, diseñar políticas públicas para defender las existentes y disminuir el cierre de empresas. El futuro del empleo está en las pymes.

La Conferencia
Con un importante marco de público, la Conferencia Anual 2018 se llevó a cabo el 4 de julio en el magnífico Salón de Actos del Banco Nación. Los anfitriones de la Fundación Observatorio Pyme (Giorgio Alliata di Montereale -Presidente- y Vicente Donato -Director-), recibieron a representantes del sector empresarial (Paolo Rocca -Techint-, Hugo Sigman -Grupo Insud-, Daniel Herrero -Toyota-, Axel Kuschevatzky -Telefe/Viacom- y Juan Taratuto -Concreto Films-) y a funcionarios públicos (Abel Benítez -Ministerio de Economía de Chile-, Dante Sica -Ministro de Producción-, Hugo Passalaqua -Gobernador de Misiones – y María Eugenia Vidal -Gobernadora de Buenos Aires-).
Exposiciones, mesas redondas y paneles de debate animaron la jornada, con interesantísimas discusiones y propuestas para ser implementadas.
La Unión Industrial de Bahía Blanca, en virtud de la relación que la une con la Fundación a partir de los trabajos conjuntos desarrollados por su Centro de Estudios Económicos, fue invitada a ser socio institucional de la Conferencia. Participó, en representación, Martín Goslino, Director del CEEUIBB.

Por Martín Goslino. Director del CEE UIBB

Publicado en Tiempo Industrial 119.