Eligieron el proyecto ganador en el concurso Ideas del Muelle de Elevadores

Puerto de Bahía Blanca

Compartir

Se trata de una iniciativa realizada por un grupo de arquitectos oriundos de La Plata. Un total de 36 trabajos se presentaron para la refuncionalización y puesta en valor del sitio.

Un equipo de arquitectos de La Plata se quedó con el primer precio en el “Concurso Nacional de Ideas para la refuncionalización y puesta en valor del Muelle de Elevadores”.

Los autores del proyecto vencedor son Fabián De la Puente (CPAU Mat. 17827) Enrique García Espil (CPAU Mat. 9626), Sebastián Cerri (CAPBA 1 Mat. 23.462), y 7 colaboradores, con domicilio en la ciudad de La Plata.

A la hora de la selección, se ponderó una propuesta arquitectónica coherente con la memoria escrita: “instalar un nuevo hito, donde el acierto será no agregar más elementos a un sitio complejo conformado de colosales piezas infraestructurales, solo se trata de ponerlas en diálogo con el lugar y las personas”.

Con mínimos recursos y poniendo en polaridad la abstracción del lenguaje arquitectónico y lo existente (en su estado actual) se logra una innumerable variedad de situaciones para disfrutar del paisaje a través de un interesante recorrido. Se sugiere revisar las condiciones de ingreso con relación a lo urbano y a las preexistencias simbólicas del sitio (Usina General San Martín, Ferrowhite, Casa del espía, etc.)

El jurado estuvo compuesto por el Arq. Aldo Braccini, del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires (CAPBA, Distrito 10); el Arq. Nelson Javier Adolfo Hernández, de la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos (FADEA); Arq. Reynaldo Merlino, por el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, y el Arq. Jose Solla en representación de los participantes.

A la hora de juzgar, establecieron los siguientes aspectos y dimensiones de valoración de las propuestas: valoración, respeto y tratamiento del patrimonio existente; las conexiones de acceso con relación a lo urbano y a las piezas que componen el sitio; la articulación en las intervenciones en tierra y el muelle; la viabilidad de los proyectos presentados y su grado de sustentabilidad temporal; el tratamiento del “nivel 0” en relación con las diversas situaciones paisajísticas, ambientales y programáticas y la reelaboración/valoración del carácter simbólico del sitio.
El segundo premio fue para los bahienses Federico (CAPBA 10 Mat. 27385) y Victoria Martinolich (CAPBA 4 Mat. 26298).
En este caso, se valoró la diversidad y particularidad de las situaciones propuestas (tratamiento del polder, muelle y acceso) que se exponen con destreza proyectual, manifestando sensibilidad y conocimiento del sitio, en particular en el sector “Tierra” y en la articulación con el muelle. Asimismo, se considera que la calidad del tratamiento arquitectónico se convierte excesivo por la abundancia y saturación de algunas piezas que atentan contra el carácter simbólico del muelle.

Por último, el tercer premio quedó en manos de Silvia Susana Monguillot (M.P. 10014, Colegio de Arquitectos de La Provincia de Córdoba), y Gabriel Alberto Fernández Elías (M.P. 12868, Colegio de Arquitectos de La Provincia de Córdoba), con domicilio en la ciudad de Córdoba.

Los jueces tuvieron en cuenta el carácter escenográfico y plástico de la propuesta por la austeridad morfológica del muelle donde se manifiesta con contundencia la desnudez de su estructura y la sutil referencia a los elevadores. La rigidez de la propuesta geométrica desconoce las particularidades del largo paseo (Tierra – Agua, ingreso y preexistencias) donde se presentan diversas situaciones espaciales y paisajísticas resueltas con tratamientos análogos.

Por otro lado, hubo tres menciones especiales para proyectos de arquitectos de la ciudad de Buenos Aires.
Cabe recordar que el pasado 25 de julio, se firmó un convenio entre el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca y el Distrito X del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, para acordar los términos y condiciones del concurso para puesta en el valor del histórico muelle y convertirlo en un paseo para los whitenses, bahienses y turistas.

Se presentaron 36 trabajos que fueron evaluados por el jurado de especialistas, entre los que aparece el arquitecto Reynaldo Merlino como jurado por el CGPBB.
El objetivo general del concurso es sin lugar a duda recuperar un sitio histórico de significativo valor patrimonial y aumentar la oferta de espacio público calificado en el área portuaria con servicios orientados a la recreación y el turismo.

Se pretende poner en valor una estructura patrimonial, con un muelle de 350 metros de longitud, localizada en un área histórica portuaria, lindante con la Usina General San Martín y próxima a la ex Usina del Ferrocarril del Sud. La intervención será estratégica en el sentido que permitirá potenciar junto con “el Castillo” un área de interés cultural y recreativo que posicionará a Ingeniero White como un lugar más atractivo para pasear y visitar.
Este emprendimiento se enmarca en el plan de trabajo White 2020, donde se elaboraron diferentes estrategias urbanas para el desarrollo local en Ingeniero White.
Fotografía: Gentileza Juan Ignacio Fernández.

Publicado en Tiempo Industrial 123 | Año 12