¿Qué es exporta simple y a quiénes favorece?

Jóvenes al Mundo

Compartir

Es una herramienta que le permite a las micro, pequeñas y medianas empresas expandirse en nuevos mercados. Conoce los requisitos para acceder.

Mediante la Resolución general de AFIP Nº 4049/2017, publicada el pasado 16 de mayo de 2017 y puesta en vigencia el 25 de septiembre, quedó reglamentado el denominado régimen de exportación simplificada.
Este nuevo sistema busca potenciar el incremento de la actividad exportadora, así como facilitar la integración con localidades de los países del MERCOSUR.
Es una herramienta que le permite a las micro, pequeñas y medianas empresas expandirse en nuevos mercados en mejores condiciones de operatividad y competencia a través del comercio exterior
Además, apunta a incorporar nuevo operadores en el comercio internacional y a promover las exportaciones mediante el uso de sistemas informáticos que propendan a simplificar y facilitar el acceso a los distintos regímenes.
Este nuevo régimen permitirá realizar exportaciones a través de prestadores de servicio postal (PSP), certificados por Aduana, sin intervención de terceros, cargando los datos de la operación directamente en un portal web que brindará detalles de la operación y la cotización del envío a través de los diferentes servicios de correos y couriers”, evitando costos y tiempos innecesarios.
Con ésta herramienta no será necesario estar inscripto en el registro de importadores o exportadores de Aduana, ya que con tan solo tener una computadora, una PyME podrá acceder a exportar.

Requisitos según la fuente AFIP:
¿Qué requisitos debo cumplir?
• Los sujetos beneficiarios deberán contar con CUIT y clave fiscal con Nivel de Seguridad 3 como mínimo.
• El monto anual de facturación de estas exportaciones no podrá superar el valor FOB equivalente a U$S 600.000 por sujeto.
• Cada operación individual no podrá superar el valor FOB de U$S 15.000 por sujeto.
• Los bienes sujetos a exportación mediante el presente régimen deberán ser producidos en el país, no alcanzados por prohibición, suspensión o cupo a la exportación.
• El peso unitario de cada envío no podrá superar los 300 Kg. brutos. (Aclaramos los bultos no podrán superar los 100 kg, 97 cm de largo y 95 cm de ancho y profundidad, lo que significa que si un envío pesa 300 kg van a tener que dividirlo en 3 de 100 y cumplir con los requisitos de tamaño).
• Los bienes a exportar mediante el presente régimen no podrán ser aquellos sometidos a un tratamiento operativo específicamente normado para el control aduanero.

Lo interesante de la puesta en marcha de éste mecanismo es que los demás organismos de control e intervención en las operaciones de comercio exterior se ven forzados a modernizar y simplificar también la emisión de sus certificados; incluyéndolos en la plataforma de Trámites a Distancia (TAD), cuyos plazos de resolución son mucho menores, como por ejemplo la inscripción como exportador en el INV y, más recientemente, el reemplazo en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) del anticuado “Aviso de Exportación” por la “Notificación de Exportación”.
En la fase bancaria, si bien existen distintas formas y modalidades de efectuar el cobro internacional, la más utilizada es la transferencia electrónica. Esto exige que el comprador extranjero confíe lo suficiente en el exportador argentino como para hacer la remesa de dinero con solo una promesa de entrega futura. Por supuesto que existen otros medios más seguros como la carta de crédito o la cobranza documentaria, aunque eso supone algunas gestiones adicionales ante el banco, además de tener un costo superior.

Si bien en nuestra ciudad todavía hoy, tanto los correos privados como el estatal no cuentan con la información precisa para la puesta en marcha, la implementación de éste nuevo régimen a la brevedad es algo prometedor para la actividad exportadora de Bahía Blanca y la región, que posee un amplio potencial exportador, pero imposibilitado por la complejidad de la operatoria de comercio exterior, que este sistema podría solucionar para sus comienzos.

Por Pamela Lorenzo | Despachante de Aduana
Estudio LYF. www.estudiolyf.com

Tiempo Industrial 113 – Año 11 – Página 5