Ganancias + inflación = sufrimiento del salario

Economía

Compartir

El tributo para los sueldos de bolsillo le quita al asalariado poco menos que el 1% de su ingreso anual, mientras que el impuesto inflacionario el 31,1% de su poder adquisitivo.

Por Oscar V. Biondini Profesor de Matemática Fianaciera UNS

La combinación de la aplicación del impuesto a las ganancias, mas el impuesto inflacionario producen sobre el salario una fuerte disminución del poder adquisitivo, efecto que se incrementa en la medida que se acelera el proceso inflacionario.

Para poder ver el efecto nocivo que estos dos elementos producen sobre el poder adquisitivo veamos, el siguiente ejemplo: una familia tipo obtuvo durante 2015 un salario mensual de bolsillo de $ 22.000 y, a partir del 1 de enero de 2016, su salario de bolsillo se incrementa en el mismo porcentaje de la inflación del año 2015, que fue 28,1% llevando su salario de bolsillo $ 28.182.

Actualmente el salario de bolsillo mayor de $ 25.000.- se encuentra alcanzado por el impuesto a las ganancias, por lo tanto el importe de $ 28.182 debe tributar mensualmente $ 286,38 quedando un neto de $ 27.895,68. Este importe, a su vez, está afectado por el impuesto inflacionario que en el mes de enero fue del 4,8% quedando el poder adquisitivo del salario que se cobra a fin de enero, reducido a $ 26.556,68.

El siguiente cuadro muestra el efecto que produce sobre el salario la aplicación del impuesto a las ganancias más el efecto inflacionario. Por razones de practicidad, trabajaré con cifras enteras, ya que el objetivo del trabajo es mostrar conceptualmente el daño que produce la inflación.

 

Analizando las cifras totales vemos que el impuesto a las ganancias le quita al asalariado poco menos que el 1% -el 0,936%- de su ingreso anual, mientras que el impuesto inflacionario el 31,1% de su poder adquisitivo.

Publicada en Tiempo Industrial Nro. 105, Año 11- Junio 2017