La demanda laboral industrial bahiense durante 2018

CEE - UIBB

Compartir

En la nota se presenta el detalle de la evolución del Índice de Demanda Laboral de la industria bahiense, comparándolo con años anteriores y resaltando algunos aspectos interesantes de los pedidos de puestos de trabajo industriales durante el año que pasó.

Durante 2018, la economía nacional y también la local se enfrentaron a un contexto recesivo. Sin embargo, la demanda laboral industrial se plegó a este entorno recién sobre mitad del año, teniendo la mayor reducción en el Bim V y recuperándose sobre fin del período.

En el Gráfico 1 se observa la evolución del índice. En 2018 comenzó con un valor por debajo al observado en los dos últimos bimestres del año anterior (59,0 en el Bim I), continuando con dos caídas leves consecutivas (52,6 en eI Bim II y 51,3 en el Bim III). En el período siguiente se mantuvo, cayendo fuertemente y alcanzando un mínimo de 37,7 puntos en el Bim V y cerrando el año con una leve alza (49,7 en el Bim VI).

Al analizar las cifras alcanzadas desde inicio de las mediciones (abril 2014) hasta el período actual, el indicador cerró el año con un 50,3% menos de pedidos de puestos de trabajo. Si se compara el valor al cierre del año contra igual bimestre del año anterior, la disminución fue de 18,8%.

Ahora bien, es interesante observar la evolución y los niveles promedios anuales de los últimos cuatros años. Como muestra el Gráfico 2, 2018 queda por debajo del promedio anual del 2015 y 2017 aunque por encima del año 2016.

Queda claro entonces que 2018 no fue un buen año en materia de demanda laboral industrial, ya que no se pudo consolidar la mejora de 2017 respecto al año anterior.

Al comparar por separado la evolución de los bimestres en cada año (Gráfico 3), el índice en 2018 comienza con un valor menor al observado el año anterior, pero ese valor es el máximo alcanzado en el Bim I si se comparan todos los primeros bimestres de todos los años.
Observando el gráfico mencionado se puede afirmar que el Bim III en general es contractivo, aunque con con distinta intensidad en cada año. De igual manera, en general el Bim IV es de recuperación. Los comportamientos en Bim V y VI han sido disímiles en los años mencionados, con lo cual no se puede extraer conclusiones claras.

En cuanto a la evolución por rubros, las categorías que en el último bimestre tuvieron mayores solicitudes respecto al primero de 2018 fueron Agroindustria, y Transporte y Logística. En el caso del Servicios Industriales, en el último bimestre logró recuperar los valores del primero, y el resto de los rubros cerraron el año con menores solicitudes que al comienzo del mismo.

En el Gráfico 4, se observa la proporción de pedidos por cada uno de los rubros desde que se comenzó a calcular el índice. Se considera como base el total de personal demandado en Alimentos y Bebidas, que es el grupo con mayor cantidad de pedidos de empleo a lo largo del período evaluado.

Los rubros Alimentos y Bebidas, Agroindustria y Transporte y Logística, son los que año a año obtienen la mayor proporción de personal industrial demandado en Bahía Blanca. Con los pedidos acumulados de este año, el rubro Industria Petroquímica pasó a ocupar mayor proporción de personal que Otros Rubros Industriales y de Servicios Industriales, a diferencia de lo que se observaba el año pasado. Por otro lado, el rubro con menor pedido de personal para cubrir puestos de empleo a lo largo de todo el período continúa siendo Generación, Transporte y Distribución de Gas y Electricidad.

La proporción demandada por cada categoría a lo largo de los años, se detalla en el Cuadro 1. Según la continuidad, se observa que en promedio hay mayor proporción demandada de empleos eventuales; según la función, se evidencia poca solicitud de puestos gerenciales, siendo la mayoría puestos técnicos, y esto viene acompañado de la mayor proporción de empleos no calificados por sobre los profesionales, según la clasificación.

Por otro lado, la presencia del año 2018 se encuentra en el máximo de solicitudes de puestos permanentes para el Bim II y en el mínimo de solicitudes de puestos eventuales para el mismo período.

En relación a los pedidos según la continuidad, y observando el gráfico 5.1., en los últimos seis bimestres los pedidos eventuales se ubicaron por debajo del promedio anual desde el comienzo de la serie, por lo que la industria en el último año se caracterizó por una mayor proporción de permanentes que en el promedio de los últimos años.

En referencia a la demanda según la calificación, las proporciones para 2018 se asimilan al promedio anual de los últimos años, a excepción del Bim V en que la proporción de profesionales se ubicó por encima del promedio. Sigue predominando los puestos no profesionales, con una gran distancia respecto a los calificados.

Por último, en cuanto a la función de los puestos, se observa a los bimestres I, II, III, IV y V del 2018 con una proporción de pedidos de Administrativos y Ventas mayor al promedio, a excepción del último bimestre que se ubicó por debajo del mismo. Los puestos gerenciales siguen al promedio y los puestos técnicos se encuentran por debajo, excepto el último bimestre.

Consideraciones finales
El Índice de Demanda Laboral Industrial (I.De.La.I) es un indicador económico, elaborado por el CEEUIBB, para conocer la evolución del mercado laboral industrial. Mide la cantidad de nuevos pedidos de puestos de trabajo para la industria bahiense, por rubros y categorías.

El indicador comenzó en 2018 con una leve baja en la cantidad de pedidos laborales. Continuó con esa tendencia levemente decreciente aún en el Bim III, cuando la crisis cambiaria se intensificaba y cuando, a nivel nacional, se esperaba una merma en la solicitud de nuevos puestos de trabajo industriales. Esa tendencia que se venía observando en las últimas mediciones se agudizó en el Bim V, alcanzando el registro más bajo obtenido de estos últimos dos años. Podría entonces decirse que el indicador se plegó al contexto recesivo de forma tardía.

Una de las posibles explicaciones a este fenómeno podría encontrarse en las paradas de planta que varias empresas del sector industrial portuario realizaron a lo largo del año, en forma simultánea. Esto sostuvo la demanda de empleo, y a medida que las mismas finalizaban, el indicador reflejaba la situación más adversa a nivel nacional.

Por último, cabe destacar que a pesar de las duras condiciones que se desarrollaron durante el año y las cuales afectaron a muchos sectores, como buena noticia se puede destacar que la industria bahiense aumentó las solicitudes de trabajos permanentes, aunque no necesariamente se trate de incorporaciones netas de personal.

Por Aldana Gelós | Asistente de Investigación CEEUIBB

Publicado en Tiempo Industrial 125 | Año 12