La reciente modificación al sistema previsional

Economía

Compartir

La reforma de la Ley Previsional propone un nuevo sistema de ajuste de las jubilaciones.

Los haberes se calcularán por una fórmula polinómica compuesta por el 70 % de la tasa de inflación y el 30% de la variación del salario promedio registrado de los trabajadores estables (RIPTE) para el trimestre correspondiente al semestre previo al de la actualización.

La reforma de la Ley Previsional propone un nuevo sistema de ajuste de las jubilaciones que es una fórmula polinómica, que está compuesta por el 70 % de la tasa de inflación y el 30% de la variación del salario promedio registrado de los trabajadores estables (RIPTE) para el trimestre correspondiente al semestre previo al de la actualización.

En marzo de 2018 se aplicarían las subas de esos índices entre julio y septiembre de 2017. Por lo cual, el resultado de esa fórmula ya se conoce y arroja un incremento del 5,7% ya que el índice de inflación (IPCN) acumulo 5,1% en el trimestre julio-septiembre mientras que el RIPTE aumento el 7,1%.

Por lo tanto, el primer ajuste de marzo será del 5,7%. Si se siguiese con el sistema anterior, el ajuste de marzo rondaría el 12% con lo cual obviamente el aumento sería mayor, pero el ajuste sería semestral, debiéramos ver cuál será el ajuste del segundo trimestre, aunque podemos suponer que será similar al del primer trimestre con lo cual el ajuste del semestre nos daría un 11,4% si los sumamos linealmente. Pero como el 5,7% del segundo trimestre se aplica sobre la jubilación aumentada del 1er trimestre, en realidad el aumento semestral del nuevo sistema daría un incremento semestral del 11,72% levemente inferior al incremento esperado del sistema anterior.

En realidad lo que debemos hacer es establecer un sistema que sea sustentable en el tiempo, teniendo en cuenta que se ha prolongado más de 30 años la vida de las personas y la pirámide poblacional tiene una base cada vez menor, por lo cual no habrá suficientes aportantes para mantener a la población creciente de jubilados.
Como dato ilustrativo, vemos que en 1960 la población de Bahía Blanca mayor de 65 años era el 6,7% del total, en el último censo del 2010 llegaba al 14,5%.

Las mujeres de 0 a 14 años evolucionaron desde 38,552 en 1960 hasta 75.782 en 1991 en el censo del 2001 disminuyeron a 67.852 bajando un 10,5% con relación a 1991 y en el censo de 2010 nuevamente bajan a 62760 bajando un 7,25% con relación a 2001.
Esto nos está dando la pauta de la ralentización del crecimiento poblacional.

Una alternativa podría ser el sistema implementado por Suecia, que es un sistema mixto de cuentas individuales y de apoyo del estado, siendo el aporte total del 7% del trabajador y 10 del empleador y que se ajustara por una combinación de inflación y el crecimiento de los salarios.

Por Oscar V. Biondini | Consultor financiero

Tiempo Industrial 112 – Año 11 – Página 16