La UIBB apoya el pedido para incluir a Bahia Blanca dentro del Área Patagónica Bonaerense

Institucionales

Compartir

 

Ricardo Rabbione, director ejecutivo, solicitó a los legisladores provinciales que contemplen a nuestra ciudad y al partido de Coronel Rosales. Aseguró que si bien somos “una ciudad que genera riqueza, hay cientos de millones se van en impuestos y que luego no vuelven en forma de obras de infraestructura”.

 

El director ejecutivo de la Unión Industrial de Bahía Blanca, Ricardo Rabbione, pidió a los legisladores provinciales que se considere a nuestra ciudad y al partido de Coronel Rosales como parte del Área Patagónica Bonaerense para, de esta manera, ser beneficiados con reducciones impositivas sobre los sellos, ingresos brutos e impuestos inmobiliarios.

Actualmente, esta ley provincial cuenta con la sanción del Senado y contempla a parte de los distritos de Puan, Saavedra, Tornquist y la totalidad de Villarino, sumándose al de Patagones que ya cuenta con esas ventajas.

“Todas las iniciativas que apunten a quitarle presión impositiva a las empresas tiene que ser apoyada por la Unión Industrial”, señaló Rabbione.

“Tenemos una presión impositiva récord, que está ahogando a varias empresas de diversos sectores. Por eso, estamos pidiendo que podamos descongestionar el agobio financiero que tiene nuestro sector productivo y creemos que esta puede ser una vía”, dijo el director ejecutivo.

Para Rabbione, la estrategia de la ciudad tiene que escapar del color político, por lo que consideró que los beneficios para los productores de la región tienen que ser acompañados por el arco político en general.

“Desde la Unión Industrial, estamos finalizando un trabajo que nos permitirá cuantificar exactamente cuánto se pierde en impuestos, aunque a esta altura sospechamos que son cientos de millones de pesos. Si a eso le sumamos que Bahía Blanca es una ciudad netamente de ahorro y que, de alguna manera, esos fondos no son volcados a la actividad productiva, nos encontramos ante una ciudad que genera riqueza, pero que la misma no es derramada en créditos más baratos para las PyMEs o en una quita a los impuestos. Nosotros, tenemos que buscar que ese ahorro sirva para la reactivación y para el desarrollo de nuestras empresas”, expresó.

“Más allá del color político de turno, hay que luchar por descentralizar y capturar de alguna manera esos fondos que se están yendo y volcarlos para realizar obras de infraestructura que están faltando y que nos están retrasando con respecto a otras ciudades. No queremos dejar de pagar los impuestos, pero la realidad es que hoy tenemos ferrocarriles de la época de los ingleses y un acceso a los puertos en un estado lamentable y eso se paga con competitividad y con una logística que está atrasada”, se quejó.

“Lo que estamos planteando es no citar a ninguna rebelión fiscal, pero sí saber cuánto se está yendo, con rigor estadístico y, a partir de ahí, nos debemos plantar para encontrar las herramientas financieras para capturar parte de esos fondos y transformarlos en obras”, completó Rabbione.

Publicada en Tiempo Industrial Nro. 103- Año 10- Marzo 2017