Las 4 CO en la toma de decisiones en la empresa familiar

Capacitación

Compartir

Compelling, cocreación, compromiso y comunicación resultan pilares fundamentales en medio de un contexto de crisis como el que estamos atravesando. No quedar inmóviles es imperioso.

En un contexto de crisis como el actual, muchas empresas familiares están siendo víctimas de sí mismas. Esto se debe a que están concentradas en lo que les funcionó en el pasado, o por miedo al cambio y al conflicto en la familia empresaria, se quedan
inmovilizados.
Lo alarmante es que mientras el mundo que les rodea cambia constantemente, esa parálisis se consume los recursos que la familia empresaria hasta ahora ha podido preservar.
Es por eso que necesitamos tomar conciencia de la situación y comprometernos con lograr mejoras en el proceso de toma de decisiones de acuerdo al momento actual de la empresa y la familia.
La empresa no es la misma que en épocas de bonanzas o en sus comienzos y los miembros de la familia crecieron y fueron modificando sus roles, posiciones e intereses, tanto en la empresa como en la familia.
Tomar decisiones desde la soledad del poder, cuando el sistema familiar cambió no es cosa sencilla porque se carga con una mochila muy pesada, no debería ser un acto heroico de tiempo indeterminado. Lo realmente heroico desde un liderazgo  responsable es poder abrirse a la familia propietaria (actual o futura) para dar respuesta a las necesidades de la empresa.
Este puede ser un cambio que requiera de valentía y que pueda lograrse si se aplica el modelo de las 4 CO.

1. COMPELLING, ESTABLECER UNA NECESIDAD IMPERIOSA.
Se puede afrontar un cambio cuando se define una necesidad imperiosa. El compartir los hechos, las necesidades y el manifestar que no hay otras alternativas, hace que la familia empresaria se unifique en torno a la necesidad del cambio. Hay casos en que lo mejor es tomar decisiones audaces e impulsar la puesta en práctica de un cambio de forma rápida y pragmática en beneficio de la empresa y la familia.

2. COCREACIÓN
Para afrontar cambios es importante desarrollar opciones, escenarios y alternativas junto con la familia empresaria para luego tomar decisiones. Los miembros de la familia tienen que demostrar que no le tienen miedo a la crítica constructiva y que todos pueden colaborar con respeto mutuo, saber que juntos saben más y podrán desarrollar mejores soluciones para el bien de todos.

3. COMPROMISO
Reunir a la familia propietaria (y futuros dueños) favorece el compromiso de sus miembros y fomenta el espíritu de equipo, tan necesario de crear, cultivar,
alimentar y proteger para una buena organización como familia empresaria. Para lograr compromiso se debe estar dispuesto a ir más allá de la zona de confort
mostrando capacidad para enfrentar los problemas.
Habrá momentos en los que los miembros de la familia tienen que tomar decisiones difíciles después de escuchar las aportaciones de otros miembros del grupo. Es importante que todos estén de acuerdo en que, en tales circunstancias, la confianza mutua ayuda a tomar las decisiones necesarias.

4. COMUNICACIÓN
Es importante dar máxima prioridad a la comunicación en la familia empresaria y para que pueda darse una comunicación abierta y constructiva hacen falta por lo menos tres ingredientes: un hábito o cultura de comunicación, un entorno que la facilite y unos
familiares informados e involucrados.
Cuando la familia empresaria desea la continuidad de su empresa en manos de la familia del fundador, es una regla básica pensar en ciertas preguntas y lograr el consenso para responderlas, y luego actuar en consecuencia.
• ¿Por qué ser una Empresa Familiar?
• ¿Somos buenos dueños, los correctos para esta empresa?
• ¿La empresa nos hace bien como familia?
• ¿Cómo queremos que sea la Empresa Familiar para la siguiente generación?
• ¿Qué queremos cumplir con la Empresa Familiar, cuál es su razón de ser?
• ¿Cuáles son nuestros valores claves?, ¿qué principios guían nuestras decisiones?
La empresa podrá tomar decisiones en tiempo y forma siempre y cuando la familia empresaria haya logrado que todos se sientan escuchados, respectados y participes. Promover ámbitos (consejo de familia o un foro familiar) para promover el desarrollo de la familia propietaria responsable.
Luego empresarialmente el proceso decisorio, comercial, financiero, de gestión será más ágil y acertado porque los miembros de la familia en la dirección podrán tomar decisiones de gestión de manera segura, así como los miembros del Consejo de Administración tendrán muy claro el horizonte y rumbo a seguir. Claro está que es importante, que quienes ostenten cargos en dichos ámbitos, sean competentes, tengas las habilidades y capacidades requeridas para sus puestos, y en caso de necesitar
refuerzo o ayuda, puede buscarse externamente mientras se van adquiriendo nuevas destrezas con capacitación.
He aprendido de un empresario familiar, que aún más en tiempos difíciles o de necesidades imperiosas, la familia empresaria es la clave del éxito o no, porque
es la que está llamada a definir el partido, tirar los penales. Si no está preparada para afrontar esta situación los resultados pueden preverse.
La importancia que tiene ser una familia propietaria responsable requiere de cualidades que van más allá del conocimiento empresarial, siendo importante,
saber escuchar, fomentar la participación, conocerse entre los miembros de la familia empresaria, identificar y respetar los valores familiares, y favorecer con la
organización de familia empresaria las habilidades para poder anticiparse a los cambios, visualizar el futuro, cohesionar entorno a un proyecto común y trabajar para que se de la continuidad de un legado.

 Por Natalia Christensen – Asesora de Familias Empresas. Soluciones EFFE

Tiempo Industrial Nro 107 – Año 11 – Página 18 y 19