Las empresas y la agenda 2030 para el desarrollo sostenible

RSE

Compartir

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

En 2000, luego de una década de trabajo intenso con conferencias y cumbres de las Naciones Unidas, los líderes mundiales se comprometieron en Nueva York con lo que se denominó la “Declaración del Milenio de las Naciones Unidas” (www.un.org/es).

A partir de este hecho, los países asumieron el compromiso de una nueva alianza mundial para reducir la pobreza extrema y se establecieron 8 objetivos, denominados los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) con plazo límite en 2015.
Un lustro después, representantes de todos los países del mundo se reunieron en la Asamblea General de Naciones Unidas para aprobar la Agenda 2030 y dar el puntapié a una serie de cambios que definirán cómo será el mundo en 15 años.

El documento fundacional de esta nueva agenda global se titula “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”. Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

Estos 17 Objetivos que marcan la ruta se sostenibilidad a seguir son:

ODS y el rol de las empresas
“El empresariado es un socio vital para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las empresas pueden contribuir a través de la actividad principal de su negocio, por lo que pedimos a las empresas de todo el mundo, que evalúen su impacto, establezcan metas ambiciosas y comuniquen de forma transparente sus resultados.”-Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas.
Según Ban Ki-moon evaluar el impacto, establecer metas y comunicar son acciones imprescindibles que el sector privado debe concretar para cumplir con los 17 objetivos. Estos comprenden una complejidad de temáticas, siendo muchos de ellos transversales también a la actuación de diversos organismos del gobierno nacional. Por esta razón el cumplimiento de las metas que defina cada estado requerirá de la vinculación y articulación de esfuerzos y políticas del sector privado convirtiendo en requisito fundamental que los 17 ODS y sus 169 metas estén contemplados en la planificación estratégica de las empresas.
Los ODS pueden utilizarse como guía para vincular las estrategias de los negocios con las demandas globales. Así el sector privado, como las organizaciones civiles, pueden valerse de los ODS como indicadores tangibles para dar contenido, direccionar y comunicar sus metas estratégicas y acciones de responsabilidad social. Tanto empresas como ONG’s resultan socios imprescindibles en los esfuerzos de Naciones Unidas para afrontar los retos mundiales.

«Nos hace falta una nueva manera de ver la ética y la gestión empresariales, con más compasión y menos fe ciega en la «magia» de los mercados…» – Ban Ki-moon

Por Lic. Miriam Yrosalinsky | Coordinadora Mesa RSE-UIBB

Tiempo Industrial 114 – Año 11 – Página 15