Los nuevos créditos personales de ANSES

Economía

Compartir

Tienen un interés del 24% anual y está destinado a jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. Es una buena alternativa para cancelar deudas gravosas, o para comprar algún producto necesario y pagarlo al contado.

 El gobierno dispuso mediante un DNU una partida de $ 50.000 millones de pesos para otorgar créditos personales a los sectores más vulnerables, con un interés del orden del 24% anual, tasa que se encuentra entre las más bajas del sistema financiero actual.

Esta nueva línea sustituye al programa Argenta que largó el gobierno anterior como una tarjeta de crédito. Este plan se reconvierte en un sistema de préstamos personales para jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Funcionarios del ANSES explicaron que este tipo de líneas suelen ser tomadas con distintos objetivos y uno de ellos es la cancelación de créditos de carácter usurario tomados a través de cooperativas de crédito, mutuales u otras formas jurídicas cuyo costo final entre la cuota de “socio”, seguro de vida, gastos administrativos y costo cobranza de cuotas llegaban a un CFT Anual del 120%.

Cabe recordar que el gobierno anterior emitió en 2011 el Decreto 246, denominado Tope de Costo en Préstamos para Jubilados. Este decreto minucioso decía que había observado CFT de hasta el 70% anual y su pretensión era bajar dicho monto. Sin embargo, resulta evidente que no logró

los objetivos planteados y lo demuestra la publicación del B.C.R.A de 2014, con los resultados de una encuesta sobre las tasas que el sistema financiero cobraba en los préstamos a jubilados, donde estaban todos los Bancos y el Costo Financiero Total Anual partía del 36% y llegaba hasta el 98%.

Lo curioso de esta amplitud de rango es que tanto el Banco Nación como el Provincia se  encontraban en el rango de entre 60% y 84% y en esa encuesta el Banco que cobraba menor tasa era el de menor tamaño del sistema.

Este nuevo sistema es una buena alternativa para cancelar deudas gravosas, o para comprar   algún producto necesario y pagarlo al contado, para no incurrir en la financiación directa del comercio que generalmente son de características usurarias. Para ello veamos este ejemplo: un comercio de artículos del hogar ofrece un producto al contado a un valor de $9,999 o 23 cuotas de $ 899. Como no aclara, supongo que las cuotas son vencidas por lo cual la tasa mensual de dicha financiación es del 7,16% mensual o un CFT anual del 129,22%. Si tomase un crédito del nuevo sistema implementado de $ 10.000.- en 23 meses la cuota mensual sería de $ 546,68 mensuales y podría pagar al contado el producto que necesita. Economista Oscar Biondini

Tiempo Industrial 107 – Año 11 – Página 2