Nuevas cuestiones a aplicar a partir de la Reforma Tributaria

Políticas Tributarias

Compartir

A partir febrero hubiesen entrado en vigencia algunos aspectos de las modificaciones relacionados a las contribuciones de seguridad social que se incluían en la ley 27.430, conocida como Reforma Tributaria. Sin embargo, se vieron demorados por la falta de actualización de los aplicativos correspondientes por parte del organismo recaudador.
Dicho aplicativo se encontrará disponible en el sitio “web” AFIP a partir del próximo 3 de abril.

Una de las cuestiones más salientes se encuentra la reforma en el cálculo de las contribuciones de seguridad social, que de acuerdo a la normativa entraría en vigencia a partir de las liquidaciones de sueldos de febrero, que vencería su presentación en marzo.

Cabe destacar que la reforma se refiere a dos cuestiones trascendentales como son las alícuotas de Contribuciones de Seguridad Social y el Mínimo no Imponible para el cálculo de la suma a pagar.
Respecto a la alícuota a pagar, se indica que a quienes les hubiera correspondido aplicar la alícuota del 17%, desde febrero hasta diciembre de 2018 tributarán 17,50%, y para aquellos que les hubiera correspondido aplicar la alícuota del 21%, corresponderá la del 20,70% hasta el mes de diciembre de 2018. Luego para los años posteriores se continuará incrementando y disminuyendo respectivamente, hasta alcanzar la alícuota unificada del 19,5% en 2022.

En cuanto al mínimo no imponible, se tomará un importe de $ 2.400 para los periodos de Febrero 2018 a Diciembre 2018, hasta alcanzar gradualmente en el año 2022 la suma de $12.000, más su correspondiente actualización por inflación, como indica la normativa.

En cuanto a este aspecto, se debe considerar que para cada cuota de aguinaldo se retendrá un importe equivalente al 50% del mismo, o su proporción de acuerdo con el tiempo por el que corresponda su pago.
Por otro lado también deberá ser proporcional el mínimo no imponible al tiempo trabajado cuando se trate de trabajadores a tiempo parcial.
Por último, la normativa trata aspectos específicos referidos a los microempleadores que aplicaban beneficios o se encontrarían en condiciones de utilizarlos, ya que a partir de la sanción de la Ley 27.340 se dejaron sin efecto algunos de ellos, o permite la continuidad de los que ya venían aplicándolos pero descartando la posibilidad de utilizar el mínimo no imponible.

Por Nicolás Bertoni | Coordinador Departamento Políticas Tributarias

Tiempo Industrial 115 – Año 11 – Página 11