Proyecto de ley para potenciar la industria del conocimiento

PYMES

Compartir

Reemplazará a la vigente Ley de Software y sumará nuevos sectores como biotecnología, robótica, servicios audiovisuales y geología, entre otros. Se ha convertido en una de las áreas más pujantes de la economía.

El proyecto de ley tiene como objetivo potenciar a todas las actividades vinculadas a la industria del conocimiento y reemplazará a la vigente Ley de Software. Sumará nuevos sectores (biotecnología, robótica, servicios audiovisuales y geología, entre otros).

La norma fue presentada y diseñada con el objetivo de crear puestos de trabajo de calidad y mejorar el perfil exportador en los próximos diez años.

Se han simplificado los requisitos para que puedan acceder las PyMEs y microempresas.

El impacto de este proyecto tiene alcance federal ya que la economía del conocimiento viene creciendo en todas las regiones del país, con centros de desarrollo e innovación en Tucumán, Chaco, Bariloche y Misiones.

El régimen de promoción de la economía del conocimiento
El Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento se divide en siete capítulos y cuenta con 28 artículos a los que los legisladores deberán darle forma a partir de que comiencen a trabajar en la elaboración definitiva del proyecto que tiene por objeto promocionar actividades económicas que apliquen el uso del conocimiento y la digitalización de la información, apoyado en los avances de la ciencia y de las tecnologías, a la obtención de bienes, prestación de servicios y/o mejoras de procesos.

Tiene por objeto la creación, diseño, desarrollo, producción e implementación o adaptación de productos y servicios y su documentación técnica asociada, tanto en su aspecto básico como aplicado, incluyendo el que se elabore para incorporado a procesadores y/u otros dispositivos tecnológicos.

La iniciativa prevé la promoción del software y servicios informáticos y digitales; la producción y postproducción audiovisual; biotecnología, bioeconomía, biología, bioquímica, microbiología, bioinformática, biología molecular, neurotecnología e ingeniería genética, geoingeniería y sus ensayos y análisis.

Además busca promover servicios geológicos y de prospección y servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones, como así también nanotecnología y nanociencia; industria aeroespacial y satelital; y servicios orientados a inteligencia artificial, robótica e internet industrial, entre otros.

Quedan comprendidas las actividades de ingeniería, ciencias exactas y naturales, ciencias agropecuarias y ciencias médicas vinculadas a tareas de investigación y desarrollo experimental.

El proyecto crea un Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, cuyos destinatarios gozarán de estabilidad fiscal respecto de las actividades objeto de promoción. Esto es, no podrán ver incrementada su carga tributaria total nacional determinada al momento de su solicitud de adhesión al registro. Esa estabilidad alcanza a todos los tributos nacionales.

Los beneficiarios también gozarán por cada uno de sus trabajadores en relación de dependencia de una detracción, y podrán obtener un bono de crédito fiscal transferible por única vez, equivalente a 1,6 veces el monto de las contribuciones patronales que hubiera correspondido pagar sobre el monto máximo establecido.
Asimismo quedarán alcanzados por el Impuesto a las Ganancias en la alícuota reducida del 15% en la medida en que mantengan su nómina de personal en los términos y condiciones que establezca la reglamentación.

Publicado en Tiempo Industrial 126 | Año 12