Puerto Galván, la primera Subzona Franca del país

La Ciudad

Compartir

Requirió de una inversión superior a los 40 millones de pesos y fue diseñada para atender las necesidades de carga de proyectos relacionados con nuevas inversiones productivas en el país.

Puerto Galván se convirtió el pasado 14 de mayo, mediante la Resolución AFIP 4241/2018, en la primera Subzona Franca del país.
Este hito en el ámbito portuario marca el inicio de un camino proyectado hace muchos años, cuando se incorporó al ordenamiento jurídico de la Zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales la posibilidad de extender el régimen mediante subzonas de propósitos especiales, con preaprobación otorgada en nuestro ámbito portuario.
El régimen de subzonas fue tomado del modelo de FTZ en Estados Unidos, siendo un factor clave de éxito y dinamismo del régimen en aquel país, y es hoy un actor principal en todos sus puertos.

Recordamos que la Zona Franca Bahía Blanca–Coronel Rosales, es un emprendimiento que tiene como responsable a la concesionaria Zona Franca Buenos Aires Sur S.A., alianza constituida entre el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca y la Cooperativa Eléctrica de Punta Alta.

La subzona Franca Puerto Galván requirió de una inversión superior a los 40 millones de pesos, diseñada para atender las necesidades de carga de proyectos relacionados con nuevas inversiones productivas en el país, principalmente sectores como energías renovables, explotación hidrocarburífera y las relacionadas con nuestro complejo petroquímico.

Esta innovación brinda al sistema portuario una ventaja única, al poder ofrecer el régimen franco a pie de muelle, con un área de 6 hectáreas dedicadas a carga de proyecto que permiten que nuestro comercio exterior se desarrolle en las condiciones de mayor competitividad internacional.

La versatilidad del régimen franco, reducción de costos en la prestación de servicios, facilidades para la transferencia de tecnología, así como las ventajas logísticas inherentes a nuestro sistema portuario, permitirán que por el mismo se canalicen las cargas destinadas a aumentar la productividad de nuestra región y el país.

Tiempo Industrial 117 – Año 11 – Página 17