Qué es el proyecto seda y por qué puede ser una alternativa para emprendedores

Grupo Textil

Compartir

Lo impulsa el INTI con financiamiento europeo. Buscan promover la sericultura sustentable como salida económica para productores y emprendedores.

La producción de seda es una tradición china milenaria que se mantuvo en secreto durante siglos. Con el tiempo, este arte se fue transmitiendo a distintas civilizaciones por medio de espías y mercaderes y cuando llegó a Europa occidental, la actividad se industrializó.
Actualmente existe en América Latina una iniciativa denominada Proyecto Seda, que busca difundir la sericultura –es decir, la producción y el cultivo del gusano de seda (Bombyx Mori)– mediante un enfoque sustentable y con agregado de valor local.

Del 10 al 13 de abril presentarán el proyecto en Emitex, Simatex y Confemaq 2018, la exposición de la industria textil que tendrá lugar en el Centro Costa Salguero.
Los encargados de la iniciativa buscan darle mayor visibilidad y difusión entre el público especializado y emprendedor que asista al evento.
Proyecto Seda nació en 2016, cuando el INTI se presentó a un concurso convocado por la Unión Europea a través del Mecanismo Regional para la Cooperación y la Asociación Internacional.

La propuesta fue seleccionada junto a otras ocho iniciativas y recibió € 1.684.990 para financiar cuatro años de trabajo.
El objetivo es transferir conocimientos y experiencias para alcanzar el crecimiento económico sostenible y la mejora en la calidad de vida de productores, campesinos, artesanos, organizaciones sociales, emprendimientos sociales protegidos, instituciones educativas de zonas marginales, emprendedores de sectores populares y zonas agrarias y periurbanas de América Latina y el Caribe.

Las acciones que se llevan a cabo a lo largo del continente consisten en encuentros regionales, workshops internacionales, capacitaciones, desarrollo de tecnologías y creación de redes de cooperación. También contemplan la ayuda monetaria directa para los productores.
En Emitex, Simatex y Confemaq, específicamente, mostrarán las distintas etapas de producción del gusano y los productos que se pueden realizar con el filamento de los capullos, que van desde prendas de vestir hasta joyas, insumos de higiene, medicina y cosmética, como hilo dental y jabones exfoliantes.

Cabe destacar que la producción de la seda es una actividad artesanal que permite el trabajo en familia. No precisa de superficies grandes de cultivo, tecnología específica o mano de obra calificada. Por este motivo es una oportunidad accesible y rápida de poner en marcha un emprendimiento y generar ingresos.
En Argentina existen alrededor de 50 productores de seda, repartidos entre La Pampa, Misiones, Jujuy y Buenos Aires. Los ingresos que obtienen rondan los $60.000 por temporada. Los lugares propicios para el desarrollo de esta actividad son las zonas templadas, más favorables para el cultivo de la planta (Morus alba), ya que el gusano come las hojas recién cosechadas. A los 45 días de vida el animal comienza a construir el capullo que finalmente se transformará en la fibra de seda.

Las empresas que integran el Grupo Textil de la Unión Industrial Bahía Blanca, cada día Redoblan su apuesta para un crecimiento regional, agregando valor, generando mano de obra e impactando en la economía regional.

Tiempo Industrial 115 – Año 11 – Página 14