Recuperar la fe

Industria

Compartir

“ Usted no puede controlar la economía, Usted no puede controlar la competencia ,Pero puede controlar la respuesta a ambas”. Iván R. Misner

 

Por Carlos Rodríguez

 Cuando la elección es el miedo, lo que se busca es la seguridad. Nos ha estado pasando, pero con una condición de freno al desarrollo que como humanos nos merecemos.

Desde el gobierno se incita a un trato respetuoso, a la verdad por sobre todas las cosas, a confiar unos con otros, etc. Sin embargo, nos quedamos dudando de la propuesta ofrecida. Es que tras mucho tiempo de olvido, fuimos perdiendo la fe.

¡Hay que recuperarla!

Iniciemos nuestro andar mirándonos y no atropellándonos y será un paso para volver a escucharnos en el camino del diálogo y no en el de las razones impuestas. “Una vida sin indagación no merece ser vivida”, nos recuerda Sócrates.

Todos deberíamos apoyar lo nuevo. El ciudadano quiere ser comunicado de lo que lo afecta en su vida civil. Él eligió quién lo gobierne y le corresponde participar, aunque también debe demostrar que tiene idoneidad para hacerlo.

Desde la Unión Industrial de Bahía Blanca tenemos la tremenda responsabilidad de acompañar en todo lo que nuestra ciudad necesita, actuando en permanente diálogo con nuestros asociados y mediante los diferentes Departamentos, que desarrollan conocimiento específico al servicio de la comunidad.

No importa si los momentos son reales o no, la clave es si son compartidos. La aceptación de la acción depende de ello.

Nos pasamos repitiendo que tenemos Puertos, Universidades, Instituciones de peso, Polo industriales, etc. Pero la ciudad no parece notarlo…

En el poema de C.V.Cavafy, denominado“Esperando a los bárbaros”, el autor dice:“El emperador y el pueblo, reunidos en la plaza pública, esperan la llegada de los bárbaros. Los Senadores han abandonado el Senado ya que no tendrán que legislar. Los oradores no prepararán sus discursos porque los bárbaros están aburridos de la retórica. De pronto una noticia recorre las calles: Los bárbaros no vienen, se han ido. El pueblo se pregunta qué hacer…. Los bárbaros podrían haber sido una solución.

Espero que no confundamos nuestra apatía y sigamos pensando que alguien de afuera lo haga por nosotros.

Publicada en Tiempo Industrial Nro. 103- Año 10- Marzo 2017