Por una ciudad en crecimiento, transparente, previsible y segura

La Ciudad

Compartir

No es infrecuente que una misma idea habite en distintas personas al mismo tiempo, en forma independiente. Ocurre lo mismo con las instituciones. En general sus ideales, cuando son instituciones bien habidas, sean de la naturaleza que fueran, coinciden en los fines últimos, en las visiones de largo plazo.

Esto ha venido pasando en Bahía Blanca desde hace bastante.
Mucha gente que integra sectores claves como el trabajo, el empresariado, los medios de comunicación, lo público, entre otros, cree en la sencilla pero determinante idea de que es necesario ponerse de acuerdo en una serie de puntos clave y que, de ese acuerdo y esa agenda, surgirá un futuro mucho más promisorio.

La idea de un compromiso de largo aliento gira, de hecho, sobre casi todas las mesas donde el desarrollo de la ciudad se pone en discusión. ¿Por qué no se ha logrado hasta ahora? Tal vez, simplemente, porque las grandes acciones tienen que madurar, o porque las personas que tienen que decidir las grandes acciones necesitan también de un tiempo de maduración.

La Unión Industrial Bahía Blanca, en su 25º aniversario, ha decidido dar el primer paso para poner en acto esa idea fundacional. Fue a través de la firma conjunta de la denominada “Acta acuerdo por una ciudad en crecimiento, transparente, previsible y segura”. Calificada como un paso histórico en la búsqueda de consensos para la ciudad. En primer lugar suscribió el Intendente Hector Gay; por el ámbito gremial empresario el presidente de la UIBB Ing. Fabián Gurrado, el Presidente de la Corporación Comercio Industria y Servicios, Jorge Bonacorsi y por la Cámnara de Comercio, Aníbal Roig. Por el sector de los trabajadores firmaron los titulares de los gremios: el Sindicato de Industrias Químicas, Petroquímicas y afines Julio Leguizamón, el sindicato de Petróleo, Gas Privado y Biocombustibles Gabriel Matarazzo, el sindicato de Camioneros Miguel Arcángel, por URGARA Pablo Palacio, del sindicato de Dragado y Balizamiento Luis Pérez y de la Unión Obrera Metalúrgicos Daniel Gómez. El gremio de empleados de comercio también se suma a la firma de este convenio aunque no pudieron asistir a la cena. Por los medios se sumaron el CEO del Grupo La Nueva Fernando Monacelli y el director del grupo La Brújula, Martín Noir.

El texto del documento, que marca el inicio de una nueva etapa de concordia y planificación de nuestro destino a partir de las fuerzas locales, dice lo siguiente:

ACTA ACUERDO
Por una ciudad en crecimiento, transparente, previsible y segura.
1)
Las entidades firmantes y el sector gubernamental, representado por el intendente Hector Gay como máxima autoridad de Bahía Blanca, entienden que la construcción de un destino común auspicioso para nuestra sociedad solo podrá concretarse sobre las bases de un diálogo extenso, profundo y esclarecedor acerca de los distintos problemas que los aquejan como actores de un mismo proceso económico, social y cultural.
2) También reconocen que este diálogo supone un acto previo de doble acuerdo: por un lado, cada sector se compromete a sentarse a una mesa común para expresar sus opiniones y, por el otro, atenderá las posturas de los restantes participantes, en la convicción de que sobre ese intercambio se construirá un futuro de bases sólidas.
3) La mesa de este diálogo se constituirá en un lapso perentorio y sesionará con una frecuencia que se establecerá durante la primera reunión.
4) El primer objetivo de la mesa será fijar los puntos de una agenda de trabajo en la que no podrán faltar los temas vinculados con la legalidad, la transparencia, el combate al empleo informal y el compromiso con la creación de fuentes de trabajo dignas, que permitan el desarrollo de proyectos de vida personales y familiares.
5) Asimismo, se pondrá especial énfasis en la construcción de barreras contra intentos de irrupción en la ciudad del crimen organizado, en cualquiera de sus formas.
6) El presente acuerdo está abierto a todas las entidades y personas públicas y privadas que se comprometan con las bases antes explicitadas, en la convicción de que el desarrollo de nuestra ciudad no es otra cosa que el futuro de nuestros hijos y requiere que, esta vez, la acción y el compromiso le ganen a la apatía.

Tiempo Industrial 109 – Año 11 – Página 5